Artículos

HIDRÁTATE ADECUADAMENTE (parte 2)

hidratate-adecuadamente-parte2

En la edición anterior hablamos de la importancia que tiene hidratarse antes, durante y después de hacer ejercicio, sin embargo, saber elegir el tipo de bebida también es un factor clave para lograr una hidratación adecuada.

En primer lugar, procure evitar los refrescos y bebidas energéticas, pues no poseen los electrolitos (sodio, potasio y cloro) necesarios y pueden contener cafeína, que altera el sistema nervioso y tiene efectos diuréticos, contribuyendo así a la deshidratación. Incluso, el alto nivel de carbohidratos (azúcares) en estas bebidas inhibe la capacidad del organismo para transformar los lípidos (grasa) en energía, además de causar malestar gastrointestinal.

Antes de hacer ejercicio, lo que se recomienda ingerir es agua. Durante y después del mismo, el tipo de bebida depende de la duración e intensidad de la actividad. Si realiza ejercicio por una hora o menos a una intensidad media o baja, el agua es suficiente para reemplazar los fluidos perdidos.

Por otro lado, en ejercicios intensos y de larga duración, es conveniente ingerir bebidas deportivas, pues contienen electrolitos y una concentración de carbohidratos moderada (6%) que no sólo mejora el sabor de la bebida, también facilita la absorción de los electrolitos, mejora el rendimiento físico sin causar malestar, ayuda a retardar la fatiga y acelera la recuperación de los músculos.

No se debe caer en el error de confundir una bebida energizante con una bebida deportiva.
Revisa la etiqueta de ingredientes antes de adquirir cualquier producto y si tienes duda, una botella de agua siempre es la mejor opción.