Artículos

Evita una lesión deportiva

tips deportistas principiantes

El entrenamiento se encuentra en una delgada línea entre el crecimiento físico y la lesión. Aproximadamente ocho de cada diez adultos son deportistas solo “de fin de semana”, siendo más propensos a sufrir daño muscular y articular, desde contusiones hasta fracturas que retrasan el proceso de recuperación.

Cuando iniciamos la práctica del ejercicio, en muchas ocasiones el entusiasmo nos lleva a realizarlo sin la preparación y el conocimiento necesarios para evitar las lesiones. Una lesión es provocada por alguna de estas tres razones:

1. Hacer ejercicios muy intensos, por ejemplo, cuando se excede en el peso sin estar lo suficientemente preparado.

2. Una mala técnica durante la ejecución

3. No hacer ejercicios de calentamiento

Mientras en los dos primeros casos se puede provocar fracturas, roturas y desgarres, el tercero puede ser causa de tendinitis, compresiones agudas o fractura por estrés.

Existen dos tipos de lesiones deportivas:

Lesiones agudas: se caracterizan por ocurrir repentinamente durante la actividad física, presentando síntomas como dolor severo, inflamación, dificultad en el movimiento de la articulación lesionada, entre otros.

Lesiones crónicas: el dolor persiste por más de tres meses. Son las de mayor prevalencia entre hombres y mujeres de todas las edades, las cuales ocurren después de realizar algún deporte o determinada actividad por largo tiempo. Sus principales síntomas son: inflamación persistente y dolor, que incluso puede presentarse cuando se está en reposo.

Para evitar alguna lesión relacionada al entrenamiento en el gimnasio se deben seguir los siguientes consejos:

Elija un ejercicio con base a sus intereses, edad y constitución física. Si padece problemas como dolor de espalda crónico, dolor en las rodillas o en otras articulaciones, es importante que acuda antes al médico para descartar cualquier padecimiento que pudiera agravarse con la práctica del ejercicio contra resistencia.

Si siente mareos o cansancio extremo al realizar la práctica, suspéndela de inmediato y acuda al médico para conocer la causa. Recuerda que el dolor o el mareo son síntomas de un problema.

Evite hiperextensiones e hiperflexiones de todas las articulaciones. Por ejemplo, al realizar sentadillas no debe sobrepasar los 90 grados; en el press de banca, los codos tampoco deben rebasar este límite, al igual que en la fase positiva no debemos extender hasta los 180 grados. Cuidar el cuello. No hacer rotaciones completas de cuello ni ejercicios de mucho esfuerzo donde la cabeza no esté apoyada.

No curvar demasiado la zona lumbar. Al realizar abdominales, la subida no debe rebasar los 30 grados, pues a partir de ahí la zona lumbar es la que más sufre. Los ejercicios que incluyen rotaciones de rodillas deben estar muy controlados. Deben realizarse con poco peso y preferiblemente con la ayuda de alguien, con el fin de evitar lesiones en los meniscos y ligamentos.

Evitar la maniobra de Valsava, el contener la respiración cuando se realiza un esfuerzo no es recomendable debido a que aumenta mucho la presión intra abdominal e intra torácica, lo que incrementa la presión arterial.

Recientes investigaciones revelan que algunos síntomas dolorosos pueden estar relacionados con una deficiencia de vitaminas B1, B6 y B12, por lo que es importante que consulte con su médico o nutricionista si usted debe o no recibir suplementación.

Por otra parte, es importante destacar que, si usted sufre de una lesión, debe acudir al médico para un diagnostico eficaz y adecuado tratamiento, que en muchos casos es con terapia física. Si la lesión no se logra corregir completamente, es más factible que vuelva a aparecer.